miércoles

Mi Hermano y Un poco De Nostalgias

Mi hermano esta dormido. Verlo así me produce sentimientos bastante encontrados. Por un lado nunca olvidare el día que no termine Super Mario Bros por acompañar a mi abuela al hospital a recoger a un niño llorón, rojo y gordito.

De pronto recordar a cuando uno es niño sin que nadie tenga derecho ni razón para decir "eres un inmaduro" y cosas así.

Me di cuenta con mi hermano de lo mucho que uno desea ser niño cuando es un "inmaduro", hay peliculas de eso: el trabajo, los desvelos laborales, el estres, la soledad conyugal, el trabajo, los gastos (osea el trabajo), la mediocridad, etc. ¿Y la imaginación? ¿Y los sueños? ¿Y la capacidad de tener una fe idiotizante por los brazos de una madre? ¿Donde quedan las lágrimas de los regaños de mamá en esta historia llamada vida? En las péliculas de frustraciones y frustrados que aún son "inamduros".

¿Cuentos? decenas hablan sobre estas cosas ¿pero cuantos de ellos no son para niños? ¿En que momento nos convertimos en máquinas traga poemas filosófico-matemáticos de la existencia de la razón por el odio al opositor del capricho de evolución y adoración? ¿En que momento dejamos a un lado el temor por la cera de vela que le sale al caldo de res cuando se enfría y empezamos a temerle al niño grande y fuerte cuyo padre es alcohólico y madre es mesera nocturna?

Cuando comenzamos a temerle al coco, olvidamos por un segundo que sabemos nadar y que nadar es como volar sobre los peces, sobre la magnífica ciudad de la altantida. Cuando Quetzalcoatl enfrento a Tezcatlipoca y la luna se rompió en pedazos estando embarazada quitándote al que fue tu mejor amigo y dejándolo en trozitos cortados por un machete, todo regado, todo oliendo al ocaso en que abandonaste tu infancia...

¿y si tú, si tú señor doctor en la vida que sermonea y sermonea sobre la seriedad y la falta de respeto de la risa, en lugar de leer a su sr santo hombre que escribe 77 grandes y largos libros , mil ochomil novelas sobre la guerra, leyera al buen caballo de arena o viera los cuentos de la calle broca?

Porque, tú señor presidente de la vida exitosa dejas de soñar en ser policía por que son justos, en ser bombero por que son valientes.

¡NIÑO! ¿Porque te olvidaste de esos fuertes brazos que te cuidan tambien deben ser cuidados? ¿porque piensas que un millon de oros son mas importantes que las canicas? ¿porque dejaste que el sr de traje que fuma y bebe te dijera que los policías son corruptos y los bomberos pobres? ¿porque dejaste que tu malvado hermano te pegara su llanto? NIÑO, NIÑO, NIÑO. Deja tus libros, deja los documentales y has los documentales de tus propias aventuras por la selva, por los confines del universo que tienes en tu cabeza.

Mueve ese cuerpo que era tan gordito y fuerte cuando niño y que tanto hablaba y preguntaba y nunca se mostraba enfermo ni cansado. Ay niño, el único al que extraño con mis lágrimas y al que mas me duele ver morir lentamente, el único niño al que le pido no madurar, no amargarse igual que los demás tontos que cambiaron sus canicas por plumas y calculadoras, que hicieron del pincel otra cosa que un trabajo y no el juego que aprendiste para pasar los días en lluvia.

Niño, no te mueras. Sueña. Sueña cuando estas dormido como ahora que escribo este mensaje para ti.

Dedicado a mi hermano Angel Daniel López Flores

1 comentario:

  1. ¡Por Dios! qué cosa más bella... Tenés demasiada razón...

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...